• jvidal43

Buceo Profundo - Hasta la cota de los 40 metros

Actualizado: 4 de nov de 2018

Esta es una buena oportunidad para reflexionar acerca de los equipos, técnicas y destrezas necesarias para visitar la cota de los 40 metros, algo por cierto, que en los tiempos que corren lo veo desvalorizado y subestimado…

Mucha es la gente a la que le despierta interés el Buceo de Profundidad, y no es para menos, “es atrapante“, “místico”, “su fauna nos da sorpresas”, “sus naufragios son casi siempre, los más interesantes”, a decir verdad hay mucho de que aprender en un buceo profundo. Pero lamentablemente muchas veces me queda la sensación que la profundidad es visitada al solo efecto de hacer una marca, de grabarla en la computadora de buceo, o por sólo alcanzarla, pero al hacerlo pasar por una experiencia que vista apresuradamente puede ser errónea, no ser la mejor, no ser suficientemente capitalizada, no ser suficientemente estudiada. No es menos cierto, ver en distintos lugares de buceo, gente ir a la profundidad guiados por el instructor, o mejor dicho llevados por un instructor, con quien seguramente conversaron detalles previos a la inmersión que parecen olvidarse durante ella. Quién no escuchó la frase “no debe tener tanto de especial unos metros más allá de los 18”?, hay gente que realizó su bautismo en profundo, impensado a veces, pero visto en algunos sitios de buceo.


Es por eso que quiero recordar los hitos de un “buen buceo profundo” para ser disfrutado con calidad, comodidad y seguridad, valorizando esta experiencia en sí misma y como puerta de entrada a otras especialidades atrapantes.


Claro está, que como todo buceo y este no es la excepción, “la planificación” es prioritaria. Y aquí comienza el asunto. Cuando uno dice planificación es mucho más que mirar cuál es el tiempo máximo de fondo que me permite la tabla de no descompresión, o el plan de mi computadora. Es pensar en los objetivos de este buceo con mi compañero, verificar las señas y equipos, pensar en las contingencias, planear el descenso, como y por donde, los rumbos y recorridos, es planificar mi SMA (Suministro Mínimo de Aire) requerido para comenzar el ascenso hacia la parada de seguridad, cómo vamos a ejecutar ese ascenso, es conversar todo el plan con mi compañero de buceo, y fundamentalmente “Respetarlo” no alterarlo.


Otro punto a considerar es un adecuado lastre, en lo posible, ni más ni menos que lo necesario. Es por este motivo que una correcta prueba de flotabilidad en la superficie, suele ser un buen consejo para iniciar un buen buceo profundo. No es buena práctica ir significativamente lastrado a un profundo, ni tampoco ligeramente positivo, dado que cualquiera que se encuentre en esta situación, podría tener distintos tipos de problemas en distintas fases del buceo. El primero, en la fase de “fondo”, dificultando su flotabilidad neutra en esa etapa, como también al momento de comenzar el ascenso, podría encontrarse en serios problemas. El segundo de los casos, con serios inconvenientes de flotabilidad positiva en la fase de “parada de seguridad”, el tanque estaría llegando cerca de la reserva, y siendo este de aluminio sobretodo, se tendría una ligera flotabilidad positiva, no pudiendo respetarse la misma, terminando en la superficie inevitablemente.


Otro punto importante, considerando lo mencionado en el párrafo anterior, es cuando comienzo el descenso. A medida que voy descendiendo, es sano ir comenzando a darle pequeños toques al chaleco, lentamente, para anticiparme a la presión ambiente que me está rodeando, y que indefectiblemente me esta llevando hacia el fondo, evitando así aterrizajes descontrolados en el mismo, o si estoy bajando por un cabo, no bien me suelte de él, poder establecer flotabilidad neutra, navegar con total comodidad, cuidando el fondo marino.


Esto reviste aun mayor importancia cuando buceamos profundo en un naufragio, y ni hablar en un Blue Hole. No poder controlar la flotabilidad en un descenso, significa, en un naufragio, mover todo el limo de la cubierta del mismo, lo que hará disminuir indudablemente la visibilidad, y en un Blue Hole, no controlar la cota hasta la que deseo bajar, definitivamente no será un buen momento. Recordemos que se puede estar con un fondo no controlado/acotado, lo que lo hace aun mas grave. Problemas de flotabilidad se harán presentes, no pudiendo mantener los valores de profundidad planificados, y dependiendo de hasta donde esté descendiendo, podría tener inconvenientes hasta con el gas que este respirando. La narcosis o “borrachera de las profundidades”, es algo que puede afectar de distintas maneras a distintos buzos, y no hay certezas de por qué esto ocurre de distinto modo en diversas personas. Será otros de los puntos a considerar en la planificación y a cuidar durante la inmersión.


El equipo es un punto a cuidar, ir con equipos de buena calidad y bien mantenidos es una buena práctica, pero algo que sin duda hace la diferencia, es con un “regulador balanceado”, sea este a pistón o a membrana.


El manejo de estas destrezas a través de los cursos de especialización para buceo profundo, la observación durante el proceso de aprendizaje, es decir en los check-out, una buena instrucción y una correcta concentración en el buceo que estoy realizando, harán día a día, que usted se sienta cada vez más seguro y por ende más cómodo en este ambiente.

No considere el buceo profundo a la ligera, el mismo requiere de una planificación detallada, de cada paso que voy a dar.


Bucear cómodamente y seguro debe ser su objetivo, esto lo ayudará a descubrir con enorme placer, los detalles de un naufragio, especies nunca vistas en otras profundidades, de mayores dimensiones, tener contacto con corales de profundidad, paredes soñadas, y fundamentalmente le permitirá a usted hacer lo que fue hacer, es decir “BUCEAR Y DIVERTIRSE“.


#deepdiving #buceoprofundo #buceo #bucear #ssi #divessi #iamssi #realdiving

0 vistas